Campos de Golf en Madrid

En la entrada de hoy os quiero enumerar todos los campos de golf que teneis a vuestra disposición en la comunidad de Madrid. Espero que os sirva de guía y os animéis a prácticar este apasionante deporte. Así que sin más dilación vamos con ello.

Golf La Moraleja

Situada en una de las urbanizaciones de más lujo de la ciudad de Madrid encontramos este maravilloso campo de golf que junto a un magnifico campo cuidado con esmero y detalle incorpora unas instalaciones para pasar la tarde con tu familia o amigos excepcionales

Golf La Moraleja

Como cosas a destacar está el diseño de sus calles diseñadas por el mismisimo Jack Nicklaus por lo que cuena con el asesoramiento de los mejores. Por dar de detalles de todo el recorrido os comento que los recorridos 2 y 6 son más cortitos y en ellos los jugadores más técnicos disfrutarán haciendo apróximaciones al green desde angulos más cómodos. Por otra parte para los jugadores más pegadores tenemos los hoyos 12 y 13 que son par 5 y os aseguro que hay campo para pegarle duro a la bola

Club de Campo Villa de Madrid

En el club de campo podéis encontrar dos campos de Golf. Este fue uno de los primeros campos de golf de la comunidad de Madrid y la verdad es que se nota porque si bien se nota que es un campo con solera los años ya se dejan notar y a veces da impresió de estar algo obsoleto

Club Campo Villa Madrid

El diseño del campo lo hicieron Javier Arana y Severiano Ballesteros y entre sus ventajas está su excepcional localización en la comunidad de Madrid y el precioso paisaje que acompañará a los jugadores durante todo el recorrido.

Golf Club de Campo

Este campo de Golf podemos considerarlo como excepcional tanto por la calidad de sus instalaciones como de sus edificaciones. Este campo fue diseñado por antiguos miembros del Club de Golf de la Moraleja y su experiencia e ilusión se notan en el proyecto

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El recorrido es muy técnico y a poco que cometas un error es posible que te salgas de la calle pero seguro que para vosotros que sois excepcionales jugadores esto más que un problema os servirá de acicate

Club de Golf Puerta de Hierro

El decano de los clubes de Golf de Madrid. Dos campos de 18 años situados en la comunidad de madrid y una vez más localizado en una de sus zonás más exclusivas

real-club-puerta-hierro

Cada uno de los campos de Golf tiene unas características técnicas muy diferentes por lo que podrás practicar toda tu gama de golpes en cada uno de ellos. Golpes más técnicos o golpes más potentes. Podrás encontrar recorridos que exploten las ventajas de tu juego. A destacar su sala de reuniones en la que más de un miembro del club ha celebrado su boda

Golf Santander Boadilla

golf boadillaLas instalaciones de este campo de golf están dentro de la ciudad finaciera del Banco de Santander. En un principio se penso en este campo sólo para los clientes del banco más importantes y sus compromisos sociales. Sin embargo cada vez más se abren sus instalaciones a cualquier jugador de golf con ánimo y dinero para gastar porque la verdad es que es carillo. Por lo demás es un campo precioso y posee una zona iluminada para practicar el putt

Historia de una tarde de domingo

La semana pasada había sido dura así que el viernes por la tarde no pude más y me fui a dar una vuelta en bicicleta.

Desde lo alto de un acantilado contemplé una imagen maravillosa de una bandada de gaviotas que había venido a posarse sobre el lago. Formaban una enorme mancha blanca que contrastaba vivamente con el color del agua. Era como si un manto de nieve hubiera cuajado sobre el lago y la nieve tuviera vida.

Bajé hasta la orilla y estuve contemplándolas un rato. Era hermoso ver todo aquella algarabía de pájaros mientras se iba poniendo el sol. Yo me sentía tranquilo y feliz y mi espíritu se había deshecho de toda la tensión de la semana.

paseo

El sábado por la mañana me desperté temprano, y a las diez y media ya estaba dando pedales sin saber muy bien adónde ir. Me decidí a probar por un camino nuevo y allá que fui, a la aventura.

El camino resultó ser una pista infernal, cubierta de piedras sueltas. Era como rodar sobre un montón de canicas gigantes de bordes cortantes. Las piedras saltaban al ser desplazadas por las ruedas y rebotaban en el cuadro de la bicicleta con un sonido que me partía el alma, pero ya no me iba a dar la vuelta.

Pasé por un montón de lugares siniestros, con solitarios caseríos abandonados y en ruinas. El camino transcurría por un pequeño valle y no veía nada alrededor que me pudiera servir de referencia. Subí y bajé cuestas por unos parajes solitarios y llegué a una hondonada donde el camino estaba inundado y lleno de barro. Tuve que salirme y empujar mi bicicleta a través de un sembrado encharcado durante un buen rato. Resoplaba: estábamos de barro hasta las orejas.

Al rato pude regresar al camino y rodar de nuevo, y poco a poco, la bicicleta se fue deshaciendo de toda esa pasta que había acumulado en las ruedas.

Llegamos a la valla de un vertedero y allí terminaba el camino. Seguí por una carretera e hice algunos kilómetros entre camiones de basura que al pasar junto a mí, a toda velocidad, despedían un olor nauseabundo.

Después de algunos kilómetros me encontré con una autopista. Paré en una gasolinera y averigüé donde había ido a parar. Ni remotamente era donde yo había supuesto. Estaba en las afueras, al sur de la ciudad.

Regresé por donde había venido y tomé otra pista de tierra que tenía muy buen aspecto; era ancha y de tierra compacta, lo que me hizo suponer que me llevaría a alguna parte en la dirección que yo quería ir.

Aquello tampoco funcionó: la pista discurría a través de un laberinto de caminos en los que ponía: “finca privada, prohibido el paso”, o “coto de caza, prohibido el paso”. Y yo, intentando evitar los caminos prohibidos, me fui desviando de nuevo completamente de mi rumbo.

Rodé otro montón de kilómetros, en los que, para colmo de males, resulta que estaban abonando los campos y el olor a boñiga era insufrible. Aquello no se parecía en nada al idílico día de campo y tranquilidad que yo tenía pensado.

Al final llegué a una cañada real. La ciudad se veía en el horizonte ¡Por fin! -Pensé-. Al menos podré salir a alguna carretera, y rodé con buen ánimo un rato, pero para mi desolación, unos kilómetros después la cañada cruzaba un arroyo de unos veinte metros de ancho, poco profundo, por el que discurría un agua pestilente.

Subí a lo alto de una loma que dominaba el arroyo y desde allí miré a derecha e izquierda, pero en todo lo que abarcaba mi vista no se veía un solo puente que atravesara el río, que en sus orillas era un cañaveral. Miré alrededor y vi a un pastor con sus ovejas. ¡Bien! -pensé-, ¡Estoy salvado! Me dirigí hacia él bajando una colina campo a través, y de nuevo me puse de barro hasta las orejas. Me sentía fatal, torpe, cansado y con los sentidos embotados. La hierba estaba mojada y debajo de ella un barro pastoso y oscuro, como cieno de alcantarilla, convertía el suelo de aquel paraje en algo resbaladizo, maloliente y desagradable.

Gruñendo y protestando de mi mala suerte atravesé el rebaño de ovejas y me puse a hablar con el pastor.

Otra vez la suerte me daba la espalda. El pastor en cuestión resultó ser un chavalillo marroquí que no hablaba ni una palabra de español. Tardé algún tiempo en hacerme entender con él a base de gestos, -durante un rato sentí esa sensación de estar metido en un lío, en un país que no es el tuyo-, pero el chaval no se enteraba de nada y se limitaba a mirarme perplejo y yo empecé a pensar que estaba frente a un niño autista, hasta que, a base de exagerar mis aspavientos, le debí parecer un loco o un payaso y se empezó a reír.

A partir de ese momento él me decía con gestos que cruzara el río y yo le decía que eso no era un río de agua, sino de mierda, y el abriendo mucho los ojos, como queriéndome decir que me entendía, me contestaba con gestos elocuentes, que me quitara los zapatos.

Yo le preguntaba que por donde podía pasar al otro lado sin mojarme y él no se enteraba, y yo me ponía a dar saltos, como si cruzara el río saltando de piedra en piedra. El chaval me miraba perplejo y me decía que no. Todo esto rodeados de ovejas sarnosas de suburbio de ciudad.

Yo señalaba a la derecha al horizonte y el niño me decía que no con la cabeza, que por allí nada. Yo señalaba el horizonte a la izquierda y el niño me decía que no, y luego volvía a hacer el gesto de quitarse los zapatos para cruzar el río, y de ahí no lo sacaba.

Ni una indicación, ni una palabra, ni un asomo de esperanza. Nada: para ese crío estábamos en este lado del planeta y no había una jodida forma humana de pasar al otro lado mas que mojándose los pies.

Yo estaba desolado: el crío llevaba unas botas katiuskas de color blanco y yo, de tanto en tanto, las miraba de reojo y pensaba si mis pies entrarían ahí dentro. Tengo que confesarlo, estaba tan desesperado por salir de allí que, por un momento, sentí unas tentaciones enormes tirar al condenado niño al río y quitarle las katiuskas, pero me contuve. El niño, al mismo tiempo, miraba mi bicicleta y luego me miraba a mí, probablemente pensando lo mismo que yo de él, pero con la idea de hacerse con una buena bicicleta.

Me marché de allí desesperado, atravesando de nuevo el rebaño de ovejas y llevándome conmigo todas las moscas que había en veinte kilómetros a la redonda. Estaba dando un enorme rodeo de más de treinta kilómetros que no me llevaba a ninguna parte y el camino se alejaba sin remedio de mi casa.

Así iba yo pensando en mis cosas, cuando me encontré con un búnker de la guerra perfectamente conservado. Paré y le hice una foto. La cámara se había quedado sin pilas. Enredé un poco y conseguí que hiciera la maldita foto.

Hice un montón de kilómetros en dirección contraría; ya llevaba unos cincuenta kilómetros en las piernas y si seguía alejándome estaba claro que esa noche no iba a dormir en casa, cuando vi un puente. Lo crucé y salí a un polígono industrial. Pregunté a un camionero y debí dar con el ser humano más bruto de la creación porque no parecía entender que yo no quería ir a ningún lugar concreto sino ir en una dirección concreta, por carreteras secundarias, o pistas, o caminos. Pues nada. No hubo manera. Lo único que conseguí fue que me indicara como salir del polígono y aún eso me costó bastante.

Me fui de allí bastante mosqueado, pensando en lo que le quedaba aún al ser humano, no para ser precisamente humano, sino sencillamente para ser.

Al rato me subí a un puente. El panorama era desolador: una red de autopistas, como un gigantesco laberinto, me impedía ir hacia ninguna parte. Decidí que daba la excursión por terminada y que regresaría a la ciudad por la misma autopista. Me dejé caer por un lateral del puente y avancé por el arcén entre el estruendo de los camiones y los coches, que pasaban a mi lado a una velocidad de vértigo. Pensaba en todos los kilómetros que me quedaban teniendo que aguantar aquello cuando vi una pista de tierra, compacta y ancha, que circulaba paralela a la autopista.

Encontré un agujero en la valla de alambre y me colé por ahí. Salí de la autopista. Sólo tenía que cruzar un campo de cardos de unos setecientos metros y llegaría al camino ¡bien!

Bajé un terraplén y comencé el calvario de atravesar un campo de cardos. Tenía que cargar con la bicicleta y ya llevaba un rato así cuando de pronto sucedió: era increíble: cuando uno piensa que nada puede ponerse peor, pues va y se pone: había una acequia que yo, de un modo absurdo, no había visto, y que me cerraba el paso. Al otro lado, a escasos veinte metros, estaba el camino.

Me quedé parado al borde, entre los cardos, mirando al fondo. Tenía unos cinco metros de profundidad y era de tierra. Miré a mi alrededor. No había más opción. Bajé hasta el fondo como pude, cargado con la bicicleta, medio descolgándome, casi a rastras, hasta que, por fin, llegué al fondo. El olor a agua podrida era espectacular. Allí estaba yo, en el fondo de ese agujero inmundo, con una bicicleta, y mirando a la pared del otro lado y pensando: “vaya, genial, por ahí no subo ni de coña”.

Respiré hondo y empecé la ascensión. Para subir empleé la técnica que usan los snowboarders cuando ascienden por una ladera muy inclinada, y que en mi adaptación a la bicicleta, consistía en lo siguiente: yo tallaba un peldaño a patadas hasta que la tierra no se deslizaba hacia abajo. Luego tallaba otro para el otro pie. Luego cogía la bicicleta a la altura de los ejes de las ruedas y la clavaba en la tierra a la altura de mi cabeza. Luego otro pie, y otro poco hacia arriba.

Así, poco a poco, fui ganando altura, entre resbalones, gruñidos, y maldiciones, cuando, a mitad de camino, se me enredó la rueda en una mata de cardos y no podía soltarla y a punto estuvimos de irnos los dos para abajo porque no había manera de que esa planta repugnante soltara la rueda y yo pudiera pasar la bicicleta por encima y se me acababan las fuerzas (la bicicleta estaba a la altura de mi cabeza y yo me deslizaba hacia abajo sin remedio). Ahí los gruñidos subieron de tono y desplegué todo mi repertorio de maldiciones. Hubo un momento en que, a punto estuve de mandarlo todo a paseo, pero al final llegué hasta arriba.

No miré atrás para ver por donde había subido. Cuando salí de ese agujero sentí que me moría. Jadeaba como un perro y notaba el pulso de la sangre en las sienes. Bebí un trago de agua y me recompuse un poco. “Ya estoy mayor para estas cosas” –repetía, un ay otra vez, mientras tragaba aire.

Me senté y pasé un buen rato recobrando el aliento, entretenido en la tarea de quitarme los pinchos desde las orejas hasta los pies.

Luego ya todo fue más sencillo. El camino me llevó a otro camino, y ese, a otro, y luego salí a una cañada. Atravesé una carretera y regresé a los campos de siempre. A las cinco de la tarde montones de cigüeñas giraban en círculos sobre los campos. Y algunas levantaban el vuelo despaci cuando pasaba. Silenciosas y enormes, parecían hermosos pájaros mitológicos.

Caía la tarde y tuve que parar a descansar. Llevaba más de seis horas dando pedales por esos campos y sólo había comido una barrita energética. Me sentía agotado pero al menos ya estábamos más cerca.

-¿Porqué hacemos esto? -le pregunté a mi bicicleta.

-Mejor no le busques un sentido -respondió.

Y regresamos así, derrotados, despacio para casa.

Golf y radio

Hoy es el día Mundial de la radio, una fecha señalada por la UNESCO “con el propósito de celebrar la radiodifusión, mejorar la cooperación internacional entre las emisoras de radio y fomentar la toma de decisiones para crear y proporcionar acceso a la información a través de la radio, incluyendo las radios comunitarias. Es una ocasión para llamar la atención sobre el valor único de la radio, que sigue siendo el mejor medio para llegar a la audiencia más amplia, al tiempo que evoluciona hacia nuevas formas y dispositivos tecnológicos”. O al menos así la describe la Organización Internacional en su página web.

radio_telefunken

Lejos de recordar el nacimiento de este cotidiano medio de comunicación, lo único que pretendo aportar aquí es el humilde sentimiento que en mí genera este invento. La radio es emoción, es sentimiento, es pasión, inmediatez… precisamente, considero que la inmediatez es el epíteto que mejor caracteriza a este sistema de difusión. Apenas es necesario un teléfono móvil, una pequeña emisora y una antena, para que la magia fluya y llegue a los oídos de cientos de personas. Esa magia de la que hablo, seguro que muchos de vosotros la habréis sentido en algún momento, con alguna radionovela que os tendría intrigados durante el día, con bromas telefónicas, con trascendentes noticias que revolucionaron nuestros días e incluso con míticos eventos deportivos.

La primera radio con la que trasteé de pequeño fue una muy similar a la de la imagen que encabeza este post. Aparato que todavía conservo en perfecto estado y que, sorprendentemente, todavía funciona. Si mal no recuerdo, fue la radio que mi anciana abuela tenía en su casa cuando todavía residía en Extremadura, región de algunas de mis raíces. Aquella radio era la primera que se veía en el pueblo. Todavía conservo en mi memoria las historias que me contaba, cuando encendían aquella caja embrujada que emitía seductoras voces que atraían a todos los vecinos de la calle, hasta la plaza. Voces como la de Luis del Olmo, José María García, Iñaki Gabilondo, Paco González, Gaspar Rosety, Pepe Domingo Castaño, Matías Prats, Manolo Lama, José Ramón de la Morena o Carlos Herrera, entre otros, marcaron mi más temprana infancia y me animaron a dedicarme, en la medida de lo posible, a lo que hoy hago, radio.

A veces me pregunto cómo habría sido mi vida sin ella. Doce años se dicen pronto, pero quedan grabados a fuego en mi memoria. Desde que realicé mi primera conexión en directo, desde el Campo Anexo de Elda, en un encuentro de la desaparecida Nueva Fraternidad, hasta ayer mismo cuando cerrábamos la emisión con un “Sed buenos”.

Ya sé que este post se aleja de la temática habitual de Numerosiete, pero no podía dejar pasar esta oportunidad de evocar el pasado, de sentirme orgulloso de haber tenido la oportunidad de dejar una minúscula huella en este espectáculo que es la radio y de dar las gracias a todos los que me han acompañado en este viaje en alguna ocasión.

Lo dicho, sed buenos.

Torneo de Golf Tajin

Sábado próximo en una sola jornada y bajo la modalidad A Go Gó, cierre de actividades en el Tajín Club de Golf AC. Se espera que por lo menos un medio centenar de socios, están presentes en el certamen que deja caer el telón respecto a 2001.

torneo de golf

A las siete horas desayuno en el campo y una hora después, el arranque formal con salidas de acuerdo al número de jugadores que hayan decidido participar. Se espera culminar el certamen en las primeras horas de la tarde. Refugio Gallardo, profesional del lugar, señala que el evento se espera culminar el certamen en las primeras horas de la tarde.

Refugio Gallardo, profesional del lugar, señala en el resto del año, los jugadores de casa ya no tendrán más actividad. Aprovecharán la reunión para entregarse el tradicional saludo navideño. Mientras tanto sigue adelante la conformación del programa de actividades para el año entrante.

Dirigentes del lugar desean darle mayor impulso al golf e incluso es un hecho que de nueva cuenta se trabajará con los jóvenes pues incluso se opina que los niños también deben ser activados. Recordarán que el año anterior se presentó una etapa de la Gira Juvenil con singular éxito.

En el torneo que se avecina, los tradicionales pavos estarán al frente de la premiación. Al igual que en la confrontación reciente, los jugadores serán repartidos por categorías.

Higiene dental y rendimiento del jugador de Golf

El cada vez mayor profesionalismo que existe en todos los ambitos de la vida no ha pasado de largo por el mundo del deporte y por supuesto del mundo del Golf. Hoy todos y cada uno de los aspectos de la vida del jugador de Golf son examinados y estudiados de cara a obtener de él el máximo rendimiento deportivo posible. Uno de estos aspectos que está cobrando cada vez mayor relevancia es la relación entre la higiene dental y el rendimiento deportivo de los jugadores de golf.

higiene-dental-y-deporte

El campo de la relación entre la higiene dental y el rendimiento deportivo hace tiempo que se viene estudiando y ya son muchos los estudios que lo empiezan a avalar. En concreto lo que los últimos estudios parecen demostrar es la relación que existe entre una buena salud bucodental y la menor propensión a la aparición de lesiones musculares.

En concreto en el último año el Dr Sotelo realizo un estudio entre la plantilla del futbol club Barcelona en la que se demostraba que aquellos jugadores que llevaban una mejor higiene dental existía una mucho menor propensión a la lesión por estiramiento, torcedura y fractura.

En el mundo del golf ya se están llevando a cabo análisis en este sentido y doctores como el profesor Romero empiezan a detectar esa misma correlacción. Aunque futbol y golf son deportes muy diferentes y las lesiones entre ambos están localizadas en zonas del cuerpo muy distintas lo que si que parece evidente es que esa correlación existe.

golf

 

Prueba de esta estrecha correlación entre rendimiento deportivo y salud dental está el que ya existen profesionales de una nueva rama llamada odontología deportiva que trata de conseguir a través de una perfecta salud e higiene dental un incremento del rendimiento deportivo.

Entre las herramientas de esta nueva rama de la medicina podemos destacar las siguientes:

Herramientas preventivas

Como siempre en el ámbito de la salud la mejor herramienta es la prevención. Es decir, tratar de que no aparezca la enfermedad antes de intentar establecer medidas paliativas. En este ámbito los medicos odontologos deportivos recomiendan los siguientes aparatos:

  • Cepillos dentales electricos: Los cepillos dentales son aparatos destinados al cepillado diario de los dientes pero que por su caracter mecánico aumentan la efectividad de los mismos reduciendo la cantidad de placa que permanece en la boca despues del lavado. Los cepillos eléctricos se consideran hoy en día un elemento imprescindible en el neceser de cualquier deportista de élite
  • Irrigadores dentales: Los irrigadores dentales son aparatos que lanzan agua a presión sobre nuestros dientes, encias y espacios interdentales para liberarlos de los restos de comida y suciedad que quedan después del cepillado. Existen muchas marcas de irrigadores dentales en el mercado. Las marcas que más destacan son Oral B, Waterpik y Panasonic. Como siempre si quieres seleccionar el mejor irrigador dental te recomiendo webs como www.irrigador dental.org en donde podrás encontrar comparativas y guías para que selecciones el que más te guste
  • Seda dental: Este producto puede considerarse un sustitutivo de los irrigadores dentales ya que por sus características sirve para lo mismo. En nuestra opinión los irrigadores son una mejor opción ya que proporcionan mejores resultados y una experiencia de lavado más placentera

Herramientas correctivas

Una vez que el problema ha aparecido se deben recurrir a este tipo de medidas entre las que destacamos las siguientes

  • Ortodoncia: Los conocidos aparatos sirven para corregir la posición de los dientes en la boca. Esto redunda en menores acumulaciones de comida, en una mejora estética y en un mejor sentimiento personal del jugador de golf
  • Intervenciones quirurgicas: La última opción para corregir un problema de salud dental. Pueden ser desde una simple caries hasta un implante de una pieza perdida. Se debe hacer todo lo necesario para evitar caer en ellas

En cualquier caso lo que parece que demuestran los últimos estudios es que si como jugador de golf quieres mejorar tu rendimiento entonces debes vigilar y preocuparte de tu salud e higiene dental

Como posicionar una empresa de Golf en internet

Hoy en día cualquier tipo de empresa necesita estar presente en redes sociales. Incluso una empresa de golf como la nuestra en la que el trato personal, el contacto de nuestros empleados y el día a día son fundamentales, necesita estar presente en el mundo cibernético.

Posicionamiento-web

Es necesario estar presente en redes sociales para ganar visitas  y seguidores que si los trabajamos y les aportamos valor podrán convertirse en un futuro en clientes.

La forma de conseguir clientes puede ser a través de distintos metodos. Os listo a continuación los más relevantes:

Técnicas de SEO: Consisten en una serie de acciones y actividades en internet para posicionar tu web entre los primeros resultados de búsqueda por unos términos de búsqueda determinadoss o keywords. Las técnicas de SEO son la biblia de cualquier persona que quiera hacer marketing por internet. Si quieres aprender ahora se ha montado un concurso para posicionar la palabra Golf y demostrar que eres un experto en este ámbito

Ténicas de SEM: Es el posicionamiento de pago no basado en técnicas sino en el pago de dinero a google para que te muestre junto a los primeros resultados de google

Tecnicas de social marketing: Esta es una fuente de tráfico distinta y consiste en conseguir tráfico desde facebook, twitter, instagram y Pinterest.

Lo ideal es repartir tus fuentes de tráfico entre todas ellas para que no te sorprendas si pierdes una de ellas. Es lo que decía tu abuela que no pongas todos tus huevos en la misma cesta.

A la hora de posicionar tu web de golf en internet debes decidir si hacer un blog en el que dar noticias sobre tu empresa y próximas iniciativas o montar una tienda online para vender productos relacionados. De tu decisión dependera tu estrategia global en internet.

Esto son algunos de los secretos de este amplio y oculto mundo de la red. Seguiremos hablando de él en próximos posts

 

Torneo de Golf Madrid

Por primera vez la inigualable comunidad de Madrid acogerá la primera edición de la Cibeles´s Cup, torneo de Golf con causa benéfica, convirtiéndose de esta manera en la sede de este torneo que retara a los mejores golfistas mundiales a que participen en uno de los campos de golf y lugares más bellos del mundo.

La Cibeles’s Cup se disputará en esta edición de 2014, del 23 al 25 de Septiembre en el campo de Golf más céntrico de Madrid, aprovechando así las infraestructuras existentes y la cercanía de la ciudad para el disfrute de tanto participantes como de acompañantes al torneo, también se pondrán a disposición de los organizadores del evento para su gestión visitas guiadas al estadio Santiago Bernabéu, casa del mítico Real Madrid club de fútbol, y lo mismo se hará con otra tanda de visitas guiadas al 2º estadio de la ciudad, el Vicente Calderón, sede del Atlético de Madrid club de fútbol.

golf

Durante todo el fin de semana, profesionales del deporte, la cultura y el espectáculo se unirán en un entorno único para disfrutar de diferentes jornadas deportivas, al más puro estilo Ryder Cup, los profesionales del golf se verán las caras en un marco idóneo con el fin de recaudar fondos para fines benéficos bajo el lema “Se puede…”.

Y para celebrar la ocasión, se llevará al centro de la ciudad, sus espectaculares presentaciones, que para el asombró de todos los que participen, se hará en el teatro Albeniz, lugar escogido en esta ocasión para realizar la presentación de un evento excepcional de promoción. Allí, un grupo surtido de actores famosos representaran una divertida pieza teatral que dio paso a un espectacular musical al más puro estilo de Broadway.

Más de setenta bailarines sorprenderán con un divertido espectáculo durante el cual quedarán reflejados a la perfección los encantos del torneo: sobre el escenario desfilarán todo tipo de personajes y un largo etcétera de símiles y metáforas que harán reír al público asistente.

Tras el musical, los promotores del evento, desgranarán algunos de los detalles que se vivirán a finales de septiembre en la comunidad de Madrid. El acto contará con la presencia de varias personalidades que apoyan y respaldan la iniciativa y la oportunidad de poder formar parte de un evento benéfico con unos valores tan excepcionales.

El acto de presentación contará con multitud de estrellas que apoyan de manera activa una la rueda de prensa, muy peculiar, que habrá de celebrarse en una velada emocionante, divertida y solidaria.

El campo de Golf, y su recorrido con su espectacular y emocionante diseño, se vestirá de gala para acoger el evento.

Durante todo el fin de semana, profesionales del deporte, la cultura y el espectáculo se unirán con el fin de recaudar fondos para fines benéficos, que además contará con patrocinadores de nivel internacional, asegurando así el éxito en esta su primera edición y con la participación de los mejores golfistas del momento.

Torneo Golf

Las inscripciones de torneo de golf a celebrar el próximo 23 al 25 de septiembre, serán publicadas en la web del torneo y serán anunciadas en los principales medios de comunicación de la comunidad, ofreciendo grandes descuentos a los residentes participantes, y en toda la logística asociada al torneo como son el transporte para desplazamientos, hoteles, etc… Las inscripciones se realizarán directamente através de la página web del torneo y estará abierto a los aficionados al golf mayores de 18 años.

Será un gran evento para una gran causa, y por ello, estaremos esperando tu participación o tú visita, entre todos lograremos que nuestra causa común “Se puede”, triunfe y sea otra de las muchas causas benéficas que salen adelante gracias a la generosidad y la masiva participación tanto del mundo golf profesional como del amateur. Ven y disfruta, te estaremos esperando.